Adiós Egipto

Tras disfrutar de los templos de Philae el taxi nos llevó directamente al aeropuerto.  En la espera de nuestro vuelo pudimos comer algo y comprar algún recuerdo, allí por lo menos las vendedoras no te agobiaban y te dejaban mirar tranquilamente la tienda.

El vuelo fue tranquilo y pudimos disfrutar de las maravillosas vistas del Nilo y sus riberas atravesando el desierto.  La última sorpresa de nuestro superguía fue pedirnos más dinero por llevarnos al día siguiente al aeropuerto para salir hacia Madrid. Ahi acabó nuestra relación con él (como él mismo decía, finish!). Nos buscamos un taxi que nos llevara y descansamos tranquilamente en el mismo Hotel que los primeros días. Estábamos cansados y necesitábamos reponer fuerzas para llegar a Madrid satisfechos por un viaje que nunca olvidaremos.

A night of RamadanA night of RamadanSunset in CairoSunset in Cairo

¡Adiós Egipto!

Anuncios

Templos de Philae

(Asuán, 18-7-14)

Filé

El día 18 amanecía lleno.  Teníamos que preparar el equipaje para nuestra vuelta a El Cairo, desayunar rápido y salir hacia la isla de Agilkia, donde fueron llevados los templos de la isla de Philae.  Situada a unos 11 km de Asuán fue célebre por los templos erigidos durante los periodos ptolemaico y romano dedicados al culto a la diosa Isis que se propagó por todo el Mediterráneo, manteniéndose su veneración en el templo de File hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, el año 535 d. C.

El taxi nos llevó a un embarcadero donde nos dirigimos a la isla por las aguas en las que antiguamente se encontraba la primera catarata del Nilo.
In the Aswan DamArriving PhilaeTemple of Philae
Philae

Isis fue una de las diosas principales del panteón egipcio, pero sólo a partir de Nectanebo I, faraón de la dinastía XXX, comenzaron a erigirse edificaciones sacras de cierta importancia en la isla. Los lágidas continuaron ampliando el complejo y, posteriormente, algunos emperadores romanos como Augusto,Tiberio, Trajano y Adriano, ordenaron construir más edificaciones. El culto a la diosa perduró hasta el siglo VI, cuando el emperador romano de oriente, Justiniano I lo proscribió. El conjunto se reconvirtió en iglesia cristiana dedicada a la advocación de San Esteban, hasta el siglo XII, época en que el credo islamista ya se había impuesto como religión mayoritaria de la población egipcia.

File

Hall of Nectanebo IHall of Nectanebo IOuter Court

El recinto en el que se encuentra el Templo de Isis se abre con un embarcadero y el pabellón de Nectanebo I a la izquierda, con un pórtico rectangular formado por 14 columnas campaniformes con ábaco hatórico dispuestas en 2 filas simétricas respecto a la edificación. A la derecha se encontraba el Templo de Arensnuphis, dios nubio, construido por Ptolomeo IV Filopátor y el rey nubio Ergamene. En este punto estaba situado el dromos, con 2 pórticos uno al oeste, formado por 32 columnas con capiteles mixtos y otro al este, edificado por el emperador Augusto. La decoración de los pórticos incluye  escenas de ofrendas y cartuchos con los nombres de los emperadores Augusto, Claudio, Tiberio, Calígula y Nerón. Junto al pórtico este se encontraba el Templo de Imhotep, funcionario divinizado del faraón Dyeser, encargado de la construcción de la primera pirámide, la pirámide escalonada de Saqqara.

Decoration at Augustus colonnadeHorusThe offerer PharaohHathorThe first Pylon of the Temple of Isis

El templo de Isis se abre tras el dromos, como una construcción atípica, pues el recinto no es rectangular y los pilonos no son paralelos. Se accede a través del primer pilono, obra de Nectanebo I, de 45,5 metros de longitud y 18 de altura. En esta entrada monumental pueden verse escenas de matanzas de prisioneros dirigidas por Ptolomeo XII Neo Dioniso a las divinidades Horus, Isis y Hathor junto con cartuchos con el nombre de Nectanebo I. Tras el pilono de entrada al templo se encuentra un mammisi, compuesto por un pronaos y 3 cámaras, construido por Ptolomeo VIII Evergetes II y decorado por Neo Dioniso y Tiberio.
First PylonDetail of MammisiDecoration in the pronaosPronaosChristian altar
Era el lugar de adoración de Isis, y está decorado con escenas relativas al nacimiento, infancia y educación de Hathor.  Curiosamente en una de las paredes del pronaos se encuentra una reproducción en jeroglífico y demótico del decreto de la piedra de Rosetta.

EntranceSecond PylonHorusHathor

El segundo pilono es algo más corto que el primero, pero con más altura (32 x 22 metros) y está decorado con escenas de matanzas de Ptolomeo XII Neo Dioniso. La sala hipóstila que viene a continuación estaba formada por 10 columnas policromadas y el techo decorado con escenas astronómicas y los símbolos de las Dos Tierras. El naos está compuesto por 112 salas y una cripta decorada con escenas de ofrendas. En el santuario se encuentra además un naos de granito.

Naked Pharaoh as a child before Hathor and OsirisEntering the SanctuaryThe sanctuaryThe altar in the sanctuary

Remains of Roman triumphal arch

Arco de triunfo romano junto al Templo de Augusto

Remains of the temple of Arensnuphis

Restos del Templo de Arensnuphis

Bes relief

Relieve del dios Bes

Temple of Hathor

Templo de Hathor

The Trajan Kiosk

Kiosko de Trajano

 

Abu Simbel

(Asuán, 17-7-14)
Abu-Simbel

La noche anterior el barco había atracado ya en Asuán.  Quedamos con nuestro superguía en el vestíbulo a las 3 de la mañana.  Teníamos que partir para Abu Simbel, a unos 300 km más al sur, ya en la frontera con Sudán. Nos entregaron nuestro picnic desayuno y con mucha expectación nos dirigimos al punto de encuentro para partir hacia el deseado Abu Simbel.

Tras pasar por unos controles militares aparcamos en una zona donde se reunían coches, furgonetas y autocares.  La ley egipcia obliga a ir en convoy hacia el gran templo.  Los militares lo abrían y lo cerraban subidos en autocares y provistos de armas.  Asustaba un poco y mucha gente ni salía de los coches mientras iban llegando todos los viajeros.  Una vez comenzado el viaje, todo se relajaba mucho más, pues cada uno iba a su aire.  La salida de Asuán nos recordaba a las carreras de los autos-locos, todo tipo de coches adelantándose sin sentido, parando, corriendo… nuestro chófer, pierre-no-doy-una, consiguió mantenerse en cabeza, aunque Penelope-l’amour a veces nos adelantaba.

Desayunamos en el coche, nos fumamos un cigarrito en pleno desierto y sobre las 7:30 llegamos a Abu Simbel.  Una vez amaneció apareció ante nosotros el gran desierto, todo un espectáculo que disfrutamos a lo largo del camino de ida y vuelta. Ésta fue a las 10:30, el calor se hacía auténticamente insoportable, calculamos que estaríamos a esa hora sobre los 50ºC.

Arriving to Abu SimbelFinally in Abu Simbel

El gran templo de Abu Simbel fue construido por Ramsés II para conmemorar su victoria en la batalla de Kadesh (ca. 1274 a. C.). Está dedicado al culto del propio Ramsés (los faraones se consideraban dioses) y de las grandes deidades del Antiguo Egipto, Amón, Ra y Ptah. Estos tres dioses fueron muy venerados a lo largo de la Historia del Antiguo Egipto. Ra era la cabeza de la Enéada de Heliópolis, Amón la cabeza de la Tríada de Tebas y Ptah el gran dios artesano de Menfis. Al lado de los tres se representa a Ramsés como el cuarto gran dios de Egipto.

La dinastía XIX intentó recuperar la influencia de Egipto en el exterior, perdida después de los disturbios y turbulencias religiosas y políticas durante el reinado de Ajenatón (Akenatón) de la dinastía XVIII que apoyó el culto a Atón en detrimento de Amón y su influyente clero.

Ramsés II, hijo de Seti I combatió a los enemigos del Norte, y del Sur. Pero su batalla más importante fue la de Kadesh, en Canaán contra los asiáticos hititas. Esta batalla terminó con un tratado de paz entre ambas fuerzas. En los muros de Abu Simbel y de otros templos egipcios, Ramsés se jactaba de haber ganado la batalla; el rey de los hititas hizo lo propio en los templos de su país.

Panoramic

La construcción del templo se inició aproximadamente en 1284 a. C. y duró unos veinte años, hasta 1264 a. C. Es uno de los seis speos (excavados en roca) que se edificaron en Nubia durante el largo periodo del reinado de Ramsés II. El propósito del templo era impresionar a los vecinos del sur y reforzar la influencia de la religión egipcia en la región.

Con el paso del tiempo el templo, abandonado, comenzó a llenarse de arena. Cerca del siglo VI a. C., la arena cubría las estatuas del templo principal hasta la altura de sus rodillas. Abu Simbel quedó olvidado hasta que en 1813 el suizo Johann Ludwig Burckhardt lo visitó. Burckhardt comentó su descubrimiento al explorador italiano Giovanni Belzoni, quien viajó al lugar pero fue incapaz de excavar una entrada que permitiera el acceso al templo. Belzoni regresó en 1817 y esta vez tuvo éxito, pues consiguió entrar y se llevó todos los objetos de valor que pudo transportar.

En 1959 se inició una campaña internacional de recaudación de fondos para salvar los monumentos de Nubia, ya que algunos de ellos estaban en peligro de desaparecer bajo el agua, como consecuencia de la construcción de la presa de Asuán. Un esquema para salvar los templos se basó en una idea de William MacQuitty para construir una represa de agua fresca alrededor de los templos, con el agua mantenida a la misma altura que el Nilo. Debía haber cámaras subterráneas. En 1962, la idea fue concretada en una propuesta presentada por los arquitectos Jane Drew y Maxwell Fry y el ingeniero civil Ove Arup. En ella, consideraron que alzar los templos ignoraba el efecto de erosión del asperón por los vientos del desierto. A pesar de que se reconoció que la propuesta era extremadamente elegante, fue rechazada.

Lake Nasser

El rescate de los templos de Abu Simbel fue iniciado en 1964 por un equipo multinacional de arqueólogos, ingenieros y operadores de equipo pesado que trabajaron juntos bajo el estandarte de la Unesco. En total, costó unos 40 millones de dólares de la época. Entre 1964 y 1968, todo el sitio fue cuidadosamente partido en grandes bloques (de un promedio de 20 toneladas y un máximo de 30 toneladas cada uno), desmantelado, elevado y reensamblado en una nueva ubicación 65 metros más alta y 200 metros más lejos del río, en uno de los mayores desafíos de la ingeniería arqueológica en la historia. Incluso fueron salvadas algunas estructuras sumergidas en las aguas del lago Nasser.

The great Temple

Gran Templo

El Gran Templo de Abu Simbel, que tomó unos veinte años construir, fue completado alrededor del año 24 del reinado de Ramsés II (que corresponde a 1265 a. C.). Fue dedicado a los dioses Amón, Ra-Horajti y Ptah, así como al Ramsés deificado. Generalmente, es considerado como uno de los más bellos de todos los edificados durante el reinado de Ramsés II y uno de los más monumentales de Egipto.

The first sightThe great Temple of Ramesses II

La fachada del templo tiene 33 metros de altura por 38 metros de ancho y está custodiado por cuatro estatuas sedentes. Todas las estatuas representan a Ramsés II, sentado en un trono con la doble corona del Alto y Bajo Egipto (llamada Nemes). También portan la barba postiza, símbolo del faraón en vida, el collar y un pectoral grabado con el nombre de coronación.  Cada una de ellas mide unos veinte metros de altura y están encabezadas por un friso de 22 babuinos, adoradores del sol y que flanquean la entrada. Las estatuas y el templo fueron esculpidos en una colina rocosa. La estatua situada a la izquierda de la entrada se partió durante un terremoto y solo quedó intacta su parte inferior.

Detail of the colossi of RamessesThe two first colossal statuesColossi of Ramses II
The great Temple

Cerca de los pies de los colosos, hay otras estatuas que no llegan a la altura de las rodillas del faraón:

    • El coloso I (lado izquierdo) contiene la representación de la reina Nefertari, en la pierna izquierda del faraón, Tuya, madre de Ramsés II en la derecha y el príncipe Amonhorjepeshef en el centro.
    • En el coloso II (lado izquierdo) se encuentran las princesas Bentata, Nebettauy y otra que posiblemente representa a Senefra.
    • En el coloso I del lado norte (derecho)  está la reina Nefertari en la pierna derecha, la princesa Beketmut en la izquierda y el príncipe Riamsese en el centro.
    • En el coloso II del lado norte la princesa Nerytamun, la reina madre Tuya y Nefertari.

Detail of the colossi of RamessesDetail of the colossi of RamessesDetail of the colossi of RamessesNefertari

La entrada está coronada por un bajorrelieve que representa dos imágenes del rey adorando a Ra-Horajti con cabeza de halcón, cuya estatua se yergue en una gran nicho. Este dios está sosteniendo un jeroglífico y una pluma en su mano derecha, con Maat (la diosa de la Verdad y la Justicia) a su izquierda. La fachada está encabezada por 22 babuinos, cuyos brazos están extendidos en el aire, supuestamente adorando al sol naciente. Otra notable característica de la fachada es una estela que registra el matrimonio de Ramsés con una hija del rey Hattusil III, unión que selló la paz entre Egipto y los hititas.

The baboons on the facadeThe great temple

En la parte izquierda de la fachada hay tres estelas que representan a Ramsés II en adoración a Amón, Harmajis y Horus, el discurso de celebración de un funcionario a Amón-Ra y un texto de 41 líneas que describe las circunstancias del matrimonio del faraón con la princesa hitita ofrecida por el rey de los hititas. Tras el coloso norte más extremo hay una inscripción en la que el faraón aparece ante Ra-Horajti. En la parte derecha de la fachada se encuentra el templo solar. Es un pequeño recinto a cielo abierto que contiene dos pedestales en los que se encontraban las imágenes de dioses que ahora se muestran en el Museo Egipcio de El Cairo y una representación de la barca solar con un sacrificio del faraón a Ra-Horajti.

Stelae on the way to the main entranceVictory over HittitesAt the entrance

La parte interior del templo tiene la misma disposición que la mayoría de antiguos templos egipcios, con habitaciones de tamaño decreciente a medida que se acercan al santuario. El templo cuenta con una estructura compleja y bastante inusual debido a sus principales cámaras laterales. La sala hipóstila o pronaos tiene 18 metros de largo y 16,7 metros de ancho y está sostenida por ocho grandes pilares osíridas que representan a Ramsés deificado vinculado al dios Osiris, el dios del inframundo, para indicar la naturaleza imperecedera del faraón. Las estatuas colosales a lo largo del muro de la mano izquierda llevan la corona blanca del Alto Egipto, mientras que las ubicadas en el lado opuesto cargan la corona doble del Alto y el Bajo Egipto.

Los bajorrelieves de las paredes de la sala hipóstila presentan escenas de batallas en campañas militares peleadas durante el reinado de Ramsés II. Muchas de ellas se refieren a la batalla de Qadesh, en el río Orontes en la actual Siria, en donde el faraón peleó contra los hititas. El relieve más famoso muestra al rey en su carro lanzando flechas contra sus enemigos en retirada, que están siendo tomados prisioneros. Otras escenas muestras victorias egipcias en Libia y Nubia.

Después de la sala hipóstila, se ingresa en una segunda sala, que tiene cuatro pilastras decoradas con escenas de ofrendas a los dioses. Hay representaciones de Ramsés y Neferari con las barcas sagradas de Amón y Ra-Horajti.

Esta sala da acceso a un vestíbulo transversal en cuyo centro está la entrada al santuario.

Allí, en una pared negra, se encuentran las esculturas talladas en la roca de cuatro figuras sentadas: Ra-Horajti, el dios deificado Ramsés, y los dioses Amón y Ptah. Ra-Horajti, Amón-Ra y Ptah fueron las principales deidades en ese período y sus centros de culto se ubicaban en Heliópolis, Tebas y Menfis, respectivamente.

La construcción fue planificada de manera que 2 veces al año, cuando el sol salía por el horizonte, sus rayos penetraban por la puerta y tras proyectarse en la gran sala de ocho columnas, la segunda, el vestíbulo y el santuario incidían en las 4 estatuas del nicho de la parte posterior que se iluminaban por completo.

 Templo menor

El templo menor de Abu Simbel está situado al norte del mayor. Está también excavado en la roca y dedicado a Hathor, diosa del amor y la belleza, así como a su esposa favorita, Nefertari. La fachada está decorada con seis estatuas, cuatro de Ramsés II y dos de Nefertari. Las seis son de igual tamaño, algo poco corriente ya que las estatuas que representaban al faraón solían ser de mayor tamaño.

The Small Temple
The temple of Hathor and Nefertari

  • Ramsés II con la corona del Alto Egipto y barba postiza.
  • Nefertari con atributos de la diosa Hathor, disco solar entre 2 altas plumas y cuernos de vaca.
  • Ramsés II con la corona blanca del Alto Egipto y barba postiza.
  • Ramsés II con doble corona y barba postiza.
  • Nefertari con atributos de la diosa Hathor, disco solar entre 2 altas plumas y cuernos de vaca.
  • Ramsés II con el nemes, la corona atef y barba postiza.

La entrada conduce a una sala con seis columnas centrales, esculpidas con capiteles decorados con la cabeza de la diosa Hathor.

La sala Este contiene algunas escenas que muestran a Ramsés y su esposa ofreciendo sacrificios a los dioses.

Inside the Nefertari's Temple

Tras esta sala se encuentra otra que muestra escenas similares. Al fondo del templo se halla el santuario que contiene una estatua de la diosa Hathor.

Colossi of the entranceThe temple of Hathor and NefertariThe King Ramesses

Kom Ombo

(Navegando por el Nilo, 16-7-14)

A las 16:30, el barco crucero hizo una parada en Kom Ombo.  Subimos a la cubierta para poder contemplarlo desde allí.  Era la primera vez que sentía el auténtico calor del desierto.  No sé a qué temperatura estaríamos, pero era realmente insoportable.  Por eso nos conformamos con observarlo unos minutos antes de volver a refugiarnos en el interior del barco.

Temple of Kom Ombo

El Templo de Kom Ombo es un inusual templo doble construido durante el reinado de la Dinastía Ptolemaica, en la ciudad egipcia de Kom Ombo. En el período de dominación romana se realizaron algunas ampliaciones. La construcción es única debido a su diseño doble, lo que significa que había accesos, patios, salas, capillas y santuarios duplicados para dos dioses: Sobek y Haroeris. La mitad sur del templo estaba dedicada a Sobek, dios de la fertilidad y creador del mundo, que aparece junto a Hathor y Jonsu. Además, la mitad norte del templo estaba dedicada a Haroeris «Horus el viejo», que figura junto a Tasenetnofret, la «Buena Hermana» (una forma especial de Hathor) y Panebtauy «Señor de las Dos Tierras». El templo es atípico por ser doble y simétrico respecto del eje principal.

La construcción del templo la inició Ptolomeo VI Filometor (180-145 a. C.) al principio de su reinado. Fue ampliado por otros Ptolomeos, como Ptolomeo VIII y Ptolomeo XII, que aparecen representados en las salas hipóstilas interiores y exteriores. La decoración de la cara interna del muro posterior del templo es de particular interés, pues en él se representa una colección de instrumentos quirúrgicos. Muchas partes del templo han sido destruidas por la acción del Nilo, terremotos, e incluso se usaron sus piedras para otras construcciones posteriores. Algunos de los relieves de su interior fueron desfigurados por los coptos, quienes usaron el templo como iglesia.

Sunset on the river nileSunset on the river nile

Gebel El Silsila

(Navegando por el Nilo, 16-7-14)

Mientras esperábamos la hora del almuerzo en nuestro camarote, nos sorprendió cómo el río se estrechaba y el desierto empezaba a aparecer en la misma ribera.  Enseguida comenzamos a contemplar restos de una antigua cantera, de templos, speos, rocas talladas… Se trataba, como después nos enteramos (y no por nuestro superguía), de Gegel El Silsila.

Arriving at Gebel el SilsilaThe west bank

Gebel Silsila es el nombre dado a un desfiladero rocoso entre Kom Ombo y Edfu, donde el río Nilo se estrecha y se levantan altos acantilados de piedra arenisca al borde del agua. Probablemente en la antigüedad habría una serie de rápidos que hacían peligrosa la navegación. Era la frontera natural entre las regiones de Elefantina (Asuán) y Edfu. En la época faraónica el río se conocía como Khennui, el “lugar de remar”. Arthur Weigall en sus Antigüedades de Egipto establece que el nombre Silsileh, es una corrupción romana del nombre egipcio original para el pueblo, Khol-Khol, lo que significa una barrera o frontera.

Silsila adquirió gran importancia gracias a la estratégica ubicación con la que cuenta, en las cercanías de las canteras de arenisca. Este material, sumamente preciado para la arquitectura, fue extraído de allí desde la dinastía XVIII hasta los años grecorromanos.

Entre los vestigios arqueológicos presentes en esta zona, abundan los templos excavados en la roca. El Speos de Horemheb, las 28 capillas de la dinastía XVIII y varias estelas constituyen algunas de los hitos más importantes.

Speos of Horemheb

No es de extrañar que en la dinastía XVIII, los viajeros ya habían desarrollado la costumbre de tallar pequeños santuarios en los acantilados, dedicarlos a la gran variedad de dioses del Nilo y al río mismo. Incluso pequeños santuarios fueron construidos por Tutmosis I, Hatshepsut y Tutmosis III. Desde que Horemheb construyera su speos, muchos otros faraones de la XIX dinastía y posteriores dejaron su huella. Gebel Silsila se convirtió en un importante centro de culto y cada año, al comienzo de la temporada de inundación lse hacían ofrendas y sacrificios a los dioses asociados con el Nilo para asegurar el bienestar del país para el siguiente año.

Silsila's cenotaphsA symbol of Gebel el SilsilaThe Ramesside stelae

Las capillas eran edificadas para cumplir la función de cenotafios, dedicadas a los más altos dignatarios. Algunos de los personajes que han sido identificados en las inscripciones de sus monumentos fueron el arquitecto Senenmut, el sacerdote Hapuseneb, los consejeros Min y Sennefer, entre otros. También hay esculturas sin terminar sobre la ribera oriental del río, al igual que estructuras menores, como el kiosco de Amenhotep III.

Silsila

Templo de Edfú

(Edfú, 16-7-14)
Edfú

El crucero había atracado la noche anterior en Edfú, una ciudad, como todas en Ramadán, llena de ruido. Lo primero que hicimos fue tomar nuestro primer desayuno.  Ya teníamos la mesa asignada para todos los días, incluidos los vecinos.  Una gran mesa de ecuatorianos que vaciaban constantemente los recipientes de zumo y que rezaban piadosamente antes de cada comida, nos flanqueaban por la izquierda.  Una enorme cola ante la barra bufete esperando una ansiada tortilla con ingredientes personalizados. Buen café, leche fría, algo de bollería y fruta era una buena manera de comenzar el día.

Tras el desayuno nos esperaba el Templo de Edfú.  A decir verdad, jamás había oído hablar de su existencia, así que era como descubrir algo nuevo.

Para ir al templo lo típico en esa ciudad era ir en coche de caballos.  Así que, allí estaban, una enorme cola esperando a la salida del barco.  Nuestro superguía ya había contactado con uno, por lo que la salida fue rápida, aunque no evitamos, a pesar nuestro, que alguien nos hiciera la foto montaditos en el carro.  A la vuelta nos tocaría esquivar a alguien con nuestra imagen plasmada en una guía turística del templo.

Comenzaba después una carrera de carros, a ver quién corría más, total para llegar al templo los mismos y únicos que estábamos en el barco.  Allí estaba, imponente y en un estado de conservación sorprendente.  Por eso le preguntamos a nuestro superguía: ¿de qué época es?, faraones, más nuevo…

El templo de Edfú, dedicado al dios halcón Horus, fue comenzado el año 237 a. C. por Ptolomeo III Evérgetes I. En el año 212 a.C. se habían concluido las obras de la parte interior por Ptolomeo IV Filopátor, y se decoró en el 142 a.C. por Ptolomeo VIII Evérgetes II quien también terminó el pronaos. Las obras en su totalidad no concluyeron hasta el 57 a.C con la colocación de las puertas.

Es el templo mejor conservado de Egipto y el más importante después del de Karnak. Mide 137 metros de longitud por 79 de ancho y 36 de altura, y representa la típica construcción de los templos con el pilono, el patio, 2 salas hipóstilas, una cámara de ofrendas, la sala central y el santuario. Es característica la iluminación del templo, con habitaciones cada vez más pequeñas que impedían el paso de la luz gradualmente hasta llegar al oscuro santuario, que recibe la iluminación sólo desde el eje. Entre las columnas y en el techo existen pequeñas aberturas que permitían el paso de la luz a determinadas habitaciones. Está orientado al sur, de forma inusual, posiblemente debido a la propia naturaleza de la zona.

First Pylon

Empecemos el recorrido

Pilono de entrada
Ed-pilono

Las 2 torres del pilono se dividen en 4 pisos con cámaras, unidas por una escalera de 145 peldaños. Están decoradas con imágenes de Ptolomeo XII Neo Dioniso sacrificando prisioneros ante Horus y Hathor, precedidas de 2 halcones realizados en granito negro. En la fachada del pilono se distinguen las ranuras que servían de alojamiento a los grandes mástiles de madera sujetos por unas zarpas de metal. Escena esencial: la victoria del faraón sobre sus enemigos, a los que golpea con la maza «Iluminadora» ante Horus. «Toro, órix, caza de agua, así como todos los que te son infieles, arden sobre tu altar —dice el rey al dios— y bebes vino y cerveza ritualmente puros.»

The great TempleEntering the TempleEntrance to the TempleReliefs on the walls of the Temple of EdfuMain gateHorus

 Patio exterior
Ed-patio

Cruzado el pilono desembocamos en un gran patio flanqueado por una columnata en tres de sus costados. Al fondo se encuentra la fachada de la primera sala de columnas. El patio es muy espacioso y contiene columnas a los lados. Los capiteles son diferentes entre sí pero iguales a los simétricos respecto de la entrada.

First CourtyardThe first CourtyardDetail of the first CourtyardCourt of Offerings

Pronaos
Ed-pronaos

La fachada del pronaos está cerrada por un muro que llega hasta media altura. A ambos lados de la puerta, tres columnas. En los seis paneles que recorren esta fachada, el rey hace ofrendas a los dioses. A la izquierda de la entrada, un extraordinario halcón Horus, uno de los más imponentes nunca esculpidos, aparece tocado con la doble corona, es la encarnación de la vigilancia. Al cruzar la puerta, nos encontramos con dos pequeñas salas. A la izquierda, la «Casa de la mañana»; a la derecha, la «Casa de los libros».

En egipcio las palabras «mañana» y «adoración» están formadas por la misma raíz. Por la mañana, cuando sale el sol, se lleva a cabo el primer acto de veneración a la luz renaciente. Y la Casa de los libros daba acceso al conocimiento sagrado. En esta pequeña estancia no se encontraban anaqueles cargados de papiros sino columnas de jeroglíficos que dan el título de las obras. Se trata, pues, de una biblioteca reducida a lo esencial, las «manifestaciones de la luz divina [Ra]», a saber, los rituales, el libro de las fiestas, los tratados de geografía sagrada, los de observación del cielo y el manual de decoración del templo. Los montantes de la puerta recuerdan que entramos en el cielo: están adornados con escenas cósmicas, divinidades celestiales, listas de horas del día y de la noche que permiten consumar la acción justa en el momento justo. En el interior de la primera sala de columnas reina la penumbra. Simbolizando los tallos de las plantas originales, estas columnas, cercanas entre sí, reciben la luz procedente de varias aberturas practicadas en el techo. Al fondo de la sala se abre un pasaje hacia la segunda sala de columnas.

Inside the PronaosInside the Pronaos

Sala hipóstila
Ed-hipostila

La sala hipóstila es la parte más antigua del templo. Compuesta de 12 grandes columnas decoradas con formas vegetales en su parte inferior, están dispuestas en 4 grupos de 3 columnas paralelos y simétricos respecto a la entrada. Esta sala es más pequeña que la precedente. Es una sala de las fiestas que comunica con tres pequeñas estancias. La primera, a la derecha, es la sala del Tesoro. Allí se indican los nombres de las regiones mineras de donde se extraían las riquezas indispensables para embellecer el templo. A la izquierda, la cámara del Nilo que procura una inagotable abundancia. En el laboratorio se mencionan recetas de perfumes y ungüentos.

The Hypostyle HallReliefs in the Hypostyle HallDetail of the ceiling of the hypostyle hall

Santuario
Ed-santuario

Tras la sala hipóstila se encuentra la cámara de las ofrendas comunicada con las terrazas a través de una escalera, y tras esta la sala central, donde se encuentra la capilla del dios Min. Después de la sala central se accede al santuario con el naos, monolito de granito gris de unos 4 metros de altura, en el que se encontraba la imagen de Horus y el pedestal en el que posiblemente se ubicase una barca. El naos podría pertenecer a un templo más antiguo. Cada una de las capillas dispuestas en torno al santuario tenía su propia función.

Ed-santuario2

Sanctuary of HorusDetail of the staircase to the topTerraces for priestsNew Year Chapel

Por último, en la parte exterior, en el corredor, entre el templo y el recinto amurallado, aparecen gran cantidad de inscripciones de diferentes temas religiosos o alegóricos a la construcción del templo además de un nilómetro. En el del santuario se desarrollan los episodios del «mito de Horus», desde su nacimiento hasta su triunfo sobre las fuerzas de las tinieblas.

Cabe decir que si antes de visitar los grandes templos antiguos se pudiera visitar éste de Edfú, se comprendería mucho mejor su estructura.  El estado de conservación, debido a su antigüedad, es impresionante y te marca claramente la estructura de cualquier templo egipcio.

Al salir del templo, como en ocasiones anteriores, te obligan a pasar por la zona de tiendas.  Una avalancha de vendedores que no te permiten ni detenerte a mirar alguna cosa interesante.  Imposible pararse.  Una pena para los que les gusta comprar o simplemente mirar tiendas, es totalmente imposible hacerlo con tranquilidad.  Después, en la zona de espera de los carros de caballos, otra avalancha de niños y mayores con las manos abiertas pidiendo y pidiendo, desde euros a caramelos.  Una pena que el país no aproveche la enorme riqueza que tiene.

Comenzamos el crucero

(Luxor, 15-7-14)

Una vez acabamos de visitar el templo de Karnak, Superalí o superguía, nos informó de que el barco que teníamos que coger había partido hacia Edfú a las 13 horas.  Por eso tenía tanta prisa por almorzar.  Seguramente, en su afán de improvisar,  ni había mirado los horarios de los pocos cruceros que actualmente navegan por el Nilo.  A cambio nos ofreció ir a otro que nos iba a sorprender.  Y tanto que nos sorprendió habiendo estado nuestras primeras noches egipcias en un buen hotel de El Cairo.  El crucero se llama Tower I y el aspecto era como meterse en una película de las que te llevan atrás en el tiempo.  El consuelo fue la abundante comida que, bien seleccionada, hizo que nuestros días por el Nilo fueran de lo más positivos.

Desde luego es bueno tener en cuenta cuando viajas en este tipo de cruceros que la calificación que se hace poco tiene que ver con lo que entendemos nosotros por 5 estrellas.  Aunque ofrezcan un 5 estrellas superior o superlujo… al final te dan lo poco que queda y le cambian la calificación si hace falta.

 

Templo de Karnak

(Luxor, 15-7-14)
Karnak

Después de visitar el Templo de Luxor, nos dirigimos hacia el de Karnak.  El sol empezaba a hacerse algo insoportable, por lo que antes de entrar al recinto nos untamos de crema protectora.  Nos esperaba una visita a un espacio muy especial dentro de Egipto.

Karnak (al-Karnak,الكرنك, “ciudad fortificada”, llamada en el Antiguo Egipto Ipet sut, “el lugar más venerado”) es una pequeña población de Egipto, situada en la ribera oriental del río Nilo, junto a Luxor. Era la zona de la antigua Tebas que albergaba el complejo religioso más importante del Antiguo Egipto.

Durante siglos, este lugar fue el más influyente centro religioso egipcio. El templo principal estaba dedicado al culto del dios Amón, pero como en otros templos egipcios también se veneraba a otras divinidades. Existía también un lago sagrado, numerosos templetes y capillas de menor tamaño, y múltiples estancias y almacenes situados dentro de los muros que circundaban el recinto principal.  La diferencia principal entre el templo de Amón en Karnak, que Diodoro de Sicilia afirma ser el más antiguo de Tebas, y la mayoría de los templos egipcios es el tiempo y esfuerzo empleados en su construcción y posteriores ampliaciones. Unos treinta faraones contribuyeron con sus edificaciones convirtiendo al complejo en un conjunto, que por su tamaño (unas treinta hectáreas), no se había conocido jamás.

Como hicimos con el Templo de Luxor, vamos a relatar nuestro recorrido siguiendo sus partes más significativas.

Avenida de las esfinges

k-esfinges

Western Processional WayAvenue of Sphinxes

El recinto está precedido por la avenida de las esfinges (124 en su origen, 40 en la actualidad) con cabeza de carnero (símbolo del dios Amón) construidas por orden de Ramsés II que unen el templo de Karnak con el de Luxor y el embarcadero que comunica el templo con el canal que llega del Nilo. Se empleaba como acceso al Nilo de las barcas sagradas durante las fiestas religiosas. Hay dos pequeños obeliscos obra de Sethy I. La forma actual probablemente proviene de una reconstrucción de la XXX Dinastía.

Karnak

Primer Pilono

k-primer-pilono

Aunque es el primero, en realidad es el último construido.  Este pilono tiene una longitud de 113 metros y una profundidad de 15. La fecha no es del todo segura pero es probable que pertenezca a la XXX Dinastía. No tiene decoración, posiblemente por su estado inacabado. Fue construido por Nectanebo I (378 a 361 a. C.) como entrada a la inmensa muralla que rodeaba el recinto. Seguramente reemplazó a la entrada oeste de la muralla de Shoshenq I.  Este ambicioso proyecto nunca fue finalizado.

Primer patio
k-primer-patio

El primer patio, que se abre a continuación, es el más grande de los conocidos en Egipto. Mide 100 x 80 metros y contiene un pórtico al norte con 18 columnas de capiteles papiriformes cerrados y otro al sur con 11 columnas y 4 pilares. Este último, denominado ‘Pórtico de los Bubastitas‘ se encuentra cortado por el templo de Ramsés III. El pórtico recuerda un eclipse, el cielo «había devorado a la luna». El país entero sentía inquietud. Para calmar la cólera de los dioses, el faraón había celebrado una gran fiesta en Karnak ofreciendo a Amón toros, gacelas, antílopes, órix, ocas cebadas, vino, miel e incienso. A ambos lados hay 2 hileras de esfinges  que formaban una avenida que conducía a la sala hipóstila.

Shoshenq I Court
In the Shoshenq I Court
Situado en el centro del patio se encontraba un pabellón construido por Taharqo (XXV Dinastía) en el que se colocaba la barca procesional. Constaba de 2 filas de 5 columnas cada una con capiteles papiriformes abiertos, de las que sólo queda una columna.
Taharqo Kiosk

Reconstrucción del Kiosko de Taharqo (690-664 aC.)

El atrio contiene una capilla triple de Sethy II destinada a guardar las barcas procesionales. Se compone de un pequeño templo con 3 capillas consagradas a Amón, Mut y Jonsu.

Templo de Ramsés III
k-templo-ramsés

En el lado sur, adosado al muro se encuentra el Templo de Ramsés III, de 53×25 metros, precedido por 2 colosos de Ramsés III y decorado con escenas de conquistas del faraón, batallas y una ofrenda de prisioneros al dios Amón. A continuación se accede al patio interior compuesto de pilares osiríacos, un total de 16. La decoración muestra una procesión del faraón en honor de Min. El acceso a la sala hipóstila está formado por 2 naves divididas por 4 columnas con capiteles papiriformes cerrados. Por último se accede al santuario formado por 3 capillas para las barcas de Amón, Mut y Jonsu.

Ramesses III TempleRamesses III TempleShrine of Ramesses III TempleRamesses III TempleRamesses III Temple

Segundo Pilono
k-Segundo-pilono

Second pylon

Al final del patio y dando acceso al segundo pilono había  2 estatuas de granito rosa con el nombre de Ramsés II, de las que en la actualidad sólo se conserva una. Este segundo pilono es obra probablemente de Horemheb (1323-1295 aC.), quien empleó materiales de anteriores construcciones. En el vestíbulo (15×7.5 m), decorado con escenas de ofrendas, se encuentra otro coloso de Ramsés II con su hija Benanta. La puerta de acceso a la sala hipóstila tiene una altura de 30 metros y está decorada con escenas de ofrendas al dios Amón.

Pinedjem I

A su entrada se conserva una estatua del Sumo Sacerdote Pinedyem I (Sumo sacerdote de Amón en Tebas, de 1070 a 1055 a. C. y gobernante de facto del sur del antiguo Egipto de 1054 a 1032 a. C.)

Sculpture I Pinedyem the high priest

Sala hipóstila
k-sala-hipostla

Entering the Hypostyle Hall

La sala hipóstila, construida en varias fases, es la parte más impresionante de todo el recinto, con unas dimensiones de 102×53 metros. La sensación es la de estar admirando un bosque de piedra. El techo, actualmente desaparecido, reposaba sobre 134 columnas en forma de papiro, de las cuales 12, pertenecientes al pasillo central, son mayores (15 metros de circunferencia)  y con capiteles de distintas formas.
In the hypostyle hallOne of the large papyrus columnsFueron construidas por Amenhotep III. Estas 12 columnas elevan el techo en esta zona hasta los 23 metros de altura. El resto de columnas, unidas por los cimientos, son obra de Horemheb y tienen una altura mucho menor. Constan de capiteles papiriformes cerrados y la decoración se debe a Ramsés I, Sethy I, Ramsés II y Ramsés IV. Los relieves decorativos de la sala son obra de Sethy I y Ramsés II.
Decoration in the Great Hypostyle HallEl exterior está decorado con escenas de la batalla de Qadesh y campañas militares de Sethy I en Palestina y Siria y contra los libios y los hititas. La decoración interior demuestra que esta sala funcionaba como un templo completo: se ven los ritos de coronación, los de la fundación de un edificio sagrado, los episodios del culto divino cotidiano, los del diario viaje del sol y su renacimiento vinculado al del rey, las fiestas del Valle y de la diosa Opet.

The Great Hypostyle Hall The Great Hypostyle Hall

A esta sala se la llama «el rey es un ser de luz en la morada de Amón» y «lugar de plenitud para el señor de los dioses». Los textos advierten que es un trabajo terminado, destinado a la eternidad, estable como el cielo y tan duradero como el disco solar.

Tercer Pilono
k-tercer-pilono

Leaving the hypostyle hallLeaving the hypostyle hall

Después de la sala hipóstila se accede al tercer pilono, obra de Amenhotep III, aunque la decoración del pórtico frontal es de Sethy I y Ramsés II. La construcción se realizó con numerosos bloques provenientes de otras obras. Este pilono representaba la entrada al templo hasta el reinado de Horemheb. De él se accede al patio de Amenhotep III.

Getting into the rest of the templeThird Pylon

La construcción del patio se debe a la necesidad de crear un espacio entre el cuarto pilono existente ya en época del faraón y el tercero por él creado. Está formado por una capilla con el festival sed de Sesostris I (capilla blanca), capillas de Amenhotep I y Amenhotep II, Hatshepsut (capilla roja), realizada en cuarcita roja, y de Thutmose IV, de quien también es obra el pórtico. De los 4 obeliscos de Thutmose I y Thutmose IV que señalaban la entrada al templo en la actualidad sólo queda uno de Thutmose I de 23 metros de altura.

In the Southern Processional GatewayThe seventh pylonThutmose IIISobekhotep and Amenhotep II

Cuarto, quinto y sexto pilonos
k-cuartoquinto-pilonos

El cuarto pilono, obra de Thutmose  I, da acceso a la parte más antigua del templo, edificada sobre una perteneciente a la XII Dinastía. La primera estancia es el vestíbulo de Thutmose III, construido por Thutmose I con columnas de madera, y posteriormente modificado. Consta de 14 columnas en forma de papiro, originalmente sobredoradas. De ellas 6 se encuentran a la izquierda de la entrada y 8 a la derecha.
In the courtyard of the Middle KingdomEn la estancia había 2 obeliscos realizados en granito rosa, recubiertos de placas de oro, que narraban la historia de la reina Hatshepsut. De ellos, actualmente sólo se conserva uno, situado a la izquierda de la entrada. Es de aproximadamente 30 metros de altura y fue erigido por la reina con motivo de su jubileo. La obra, según se lee en la base, finalizó el verano del año 16 del reinado de Hatshepsut tras 6 meses de trabajo.
Thutmose III CourtThutmose III CourtEl vestíbulo debe su nombre al faraón Thutmose III que fue quien acabó de decorarlo y construyó el muro, abierto por una puerta, que unía los obeliscos al quinto pilono, construido por Thutmose I, tras el cual se accedía a un patio, obra de Thutmose III que, mediante unos muros, se unía al sexto pilono, formando 2 pequeñas estancias. Este último pilono fue también construido por Thutmose III y es el más pequeño de todos. En la pared derecha estaban representadas escenas de ajusticiamientos del faraón a los cautivos, con cartuchos en los que están inscritos los nombres de las ciudades sometidas.

Central Bark ShrineKarnak Temple

Patio del Reino Medio
k-patio-reino-medio

Sobrepasado el sexto pilono, se llega a la capilla construida por Filipo Arrideo (323-317 aC.), hermanastro de Alejandro Magno, y se penetra en el gran patio que se remonta al Imperio Medio, delimitado al este por el Akhmenu, edificio construido por Tutmosis III en el que, además de la famosa «Sala de las fiestas» se encuentra el llamado «Jardín botánico». Este último está constituido por un conjunto de salas decoradas sobre todo con representaciones de plantas y de animales de procedencia exótica (principalmente de Siria y de Palestina, donde el faraón había emprendido numerosas campañas militares), o bien de características extraordinarias.

In the courtyard of the Middle KingdomAkhmenuAkhmenu

Santuario
k-santuario

La última estancia del templo es el santuario de Amón-Ra al que se accedía por un pasaje situado en el muro exterior. El naos está construido de alabastro y al final hay 2 estatuas sedentes con las espaldas enfrentadas. Allí golpeó Atum el suelo con el pie para fundar Tebas, la madre de las ciudades.  Ante este templo, la reina Hatsepsut mandó edificar dos obeliscos, hoy desaparecidos.  Uno de ellos es probablemente, el que ocupa la plaza de San Juan de Letrán en Roma.  Fue llevado a Alejandría con otro obelisco por Constancio II, y llevado desde allí hasta Roma en 357 para decorar la spina del Circo Máximo. Se encontró en tres piezas en 1587, acordado por el papa Sixto V se erigió cerca del Palacio de Letrán y la basílica de San Juan de Letrán en 1588 en el lugar de la estatua ecuestre de Marco Aurelio, que iba a moverse a la Colina Capitolina.

Letran

Lago sagrado
k-lago

El lago sagrado tiene unas dimensiones de 128×83 m y en él, según escribe Herodoto, los sacerdotes cumplían los ritos nocturnos. En el ángulo noroeste del lago sagrado se encuentra el escarabeo gigante, que simboliza el renacimiento del sol tras su victoria sobre las tinieblas. El agua procedía directamente del Nun, el océano de los orígenes.

The Sacred Lake

Si queréis ver una reconstrucción en Google Earth del Templo de Karnak en todas sus fases, podéis bajar el siguiente enlace: Karnak en Google Earth.

Templo de Amón-Ra

(Luxor, 15-7-14)
Luxor

Después de tantos años esperando, por fin se hacía realidad el poder contemplar en vivo el gran templo de Amón-Ra de la antigua Tebas.

La mala organización de nuestro superguía hizo que tuviéramos que ver los dos grandes templos de Luxor en la misma mañana.  Al empezar la visita al primero se le ocurrió decirnos que teníamos el almuerzo en el barco a las 13 horas.  El cabreo fue monumental y le dijimos que por un almuerzo no íbamos a dejar de ver con tranquilidad estas dos grandes maravillas.  Nos dio una rápida visita y nos dejó a nuestro aire.  Eso queríamos.

Luxor Temple

El templo de Amón-Ra es el monumento más destacable de la ciudad de Luxor. Se debe fundamentalmente a la obra de 2 faraones, grandes constructores, Amenhotep III y Ramsés II. El primero construyó la parte interior y Ramsés II el recinto exterior. No obstante, el templo tuvo tal importancia que muchos otros faraones contribuyeron al engrandecimiento del recinto, con la decoración, construcciones suplementarias, relieves o realizando diferentes cambios. Entre estos se encontraban Tutankamón – quien retomó el proyecto tras la muerte de Ajenatón (Amenhotep IV) que había impuesto el culto al disco solar Atón  y abandonado el culto a los dioses tradicionales -, Horemheb y mucho más tarde Alejandro Magno.

La construcción inicial se debe  muy posiblemente al arquitecto Amenhotep. El proyecto original no se separa de las construcciones clásicas, con un gran patio, la sala hipóstila, el vestíbulo, y el santuario, aunque las posteriores construcciones de Ramsés II (un patio que pasó a ser el primero del templo, la fachada, los colosos  y los obeliscos) modificasen el aspecto final que hoy puede apreciarse. La longitud total del templo es de 260 metros y estaba dedicado a Amón, que en concreto en Luxor tomaba la forma de Min bajo la denominación de Amón-Min. Se llamaba Ipet-resyt en relación con el templo de Amón en Karnak con el que estaba estrechamente vinculado y del que dependía. De hecho la función principal del templo de Luxor era la procesión que una vez al año, durante la celebración del Año Nuevo,  se celebraba y en la que la imagen de Amón salía de su recinto de Karnak para, a través de la avenida de las esfinges, visitar el templo de Luxor.

Representación egipcia de Amón-Min

Vamos a hacer un recorrido por el templo ayudándonos del plano y de las imágenes que allí tomamos.  Retrocedamos hasta 3.000 años en el tiempo.

Paseo de las Esfinges
Luxor-esfinges

La entrada al templo se hacía por una gran avenida procesional de la que todavía queda un buen tramo.  En esa avenida se pueden contemplar las esfinges que la  bordean.
SphinxesEsta avenida unía los templos de Amón-Ra y Karnak, situados a poco más de dos kilómetros el uno del otro. Los dos templos se comunicaban por un dromos bordeado de setecientas esfinges con cabeza de carnero y de estaciones o capillas donde se paraban las barcas de la tríada tebana en la gran Fiesta de Opet. Bajo el reino de Nectanebo I, esta avenida ceremonial fue adornada con esfinges de cara humana (androesfinges) del lado del templo de Luxor. El dromos constituía la articulación principal de la ciudad que la atravesaba de norte a sur, dividiéndola en un barrio occidental que bordeaba el Nilo dónde se encontraba el puerto, los barrios populares y el de los artesanos, y un barrio oriental probablemente más residencial que se extendía entre los grandes templos y contenía numerosos santuarios repartidos a lo largo de las grandes avenidas adoquinadas que cuadriculaban la ciudad.
Sphinxes Avenue
Antes de llegar al primer pilón, en la explanada previa y a la derecha, se encuentra la Capilla del dios Serapis.  Un dios muy popular en la época grecorromana presidía una de las religiones mistéricas más importantes. Era el dios patrono de Alejandría y su culto —junto con Isis, Horus y Anubis— se propagó a lo largo del mundo helenístico, alcanzando también a Roma.

Chapel of Serapis

 

Pilono de Ramsés II

 Luxor-pilono.jpg

First Pylon

El pilono construido por Ramsés II relata la batalla de Qadesh, librada por el faraón contra los hititas. Representa la entrada al templo. En la decoración se incluye el poema de Pentaur que glorifica el valor del faraón en la batalla.
Rameses II in the Battle of Kadesh

Frente a este pilono se encontraban 2 obeliscos. Los dos obeliscos fueron ofrecidos en 1830 a Carlos X de Francia por Mehemet Ali, pero sólo el de la derecha será finalmente derribado y transportado a Francia. Jean-François Champollion será quien elija, por mandato del rey, el primero de los dos obeliscos, en parte cubiertos de arena. La leyenda dice que se decidió por el de la derecha, entrando en el templo, el más pequeño y el más dañado. El obelisco fue erigido con una gran fiesta en París, dónde se erige después de 1836 en el centro de la plaza de la Concordia. En agradecimiento, Luis Felipe I de Francia ofreció un reloj que hoy día adorna la mezquita de Mehemet Ali en el Cairo, pero se estropeó en el camino y nunca funcionó.Obélisque de la place de la Concorde

El segundo obelisco, que nunca salió de Egipto, fue oficialmente «devuelto» por Francia en 1981, al principio del primer mandato de François Mitterrand.. Éste, de unos 25 metros de altura se encuentra actualmente en su emplazamiento original. El obelisco está decorado con una escena en la que aparece Ramsés II adorando a Amón, y 3 franjas de jeroglíficos en las que se describe el protocolo real junto a una fórmula de alabanza a las construcciones y victorias del faraón y la duración de su reinado.

En la entrada están las  famosas estatuas sedentes de Ramsés II decoradas con imágenes de prisioneros que representan los 9 pueblos conquistados por Egipto. La reina Nefertari aparece a cada lado del trono. Las estatuas son de granito gris con una altura de 15.6 metros. Originalmente existían 4 estatuas mas, realizadas en granito rosa de las que actualmente sólo queda una que representa a Meritamón, la hija de Ramsés II.

Seated statues of Ramses II

Rameses II

Ramesses II

Patio de Ramsés II
Luxor-patio-ramses.jpg

El patio peristilo, de 55 metros de longitud, fue añadido por Ramsés II y actualmente representa el primer patio. Está compuesto por 74 columnas papiriformes que muestran al faraón con distintas divinidades. Las columnas están colocadas en 2 hileras alrededor del patio.

Peristyle courtyard of Rameses II

En el centro se encuentra un santuario formado por 3 capillas dedicadas a Amón (la central), Mut (la izquierda) y Jonsu (la derecha). Construidas por Hatshepsut y Thutmose III y decoradas posteriormente por Ramsés II, servían como almacén de las barcas sagradas.
Chapel of Amun, Mut and Khonsu
La situación de las capillas es lo que hizo que el patio no siguiese el eje del templo original, sino que se encuentra desviado hacia el este. La decoración interior del patio escenifica una procesión que personifica los distritos mineros que portan ofrendas al dios, un sacrificio de Ramsés II a una diosa, la inauguración de la entrada monumental en la que aparecen los hijos del faraón  y ceremonias religiosas. Hay además una inscripción que refleja las partes del templo construidas por Ramsés II.
courtyard of Rameses II
Colossi in the courtyard of Rameses II
Colossi in the courtyard of Rameses II

Courtyard of Rameses II
Luxor Temple
Colossi in the courtyard of Rameses II

Columnata procesional de Amenhotep III
Luxor-columnata

La siguiente estancia está formada por la columnata procesional de Amenhotep III, formada por 14 columnas, de 16 metros de altura, dispuestas en 2 filas. En las columnas están grabados los cartuchos de Amenhotep III, Horemheb, Sethy I y Ramsés II. La estancia mide 52×20 metros y la entrada está flanqueada por  2 colosos sedentes de Ramsés II con la reina Nefertari, vestida como la diosa Hathor, en su pierna derecha.

At the foot of Rameses II

Las estatuas están realizadas en granito negro y el zócalo está decorado con escenas de prisioneros que representan a los pueblos vencidos por el faraón.
Rameses II
Situadas en el lado sur se encuentran 2 estatuas dobles de Amón y  Mut.

In the Processional Colonnade of Amenhotep III
In the Processional Colonnade of Amenhotep III

La decoración de los muros es obra de Tutankamón y Horemheb y sus relieves relatan la fiesta de Opet, mostrando la procesión de barcos desde Karnak y el viaje de regreso.

Processional colonnade
Papyrus capital in the colonnade

Patio peristilo de Amenhotep III
Luxor-Patio-Amenhotep.jpg

A continuación se encuentra el patio peristilo de Amenhotep III. El interior del patio está rodeado en tres de sus lados por 2 hileras de columnas con capiteles papiriformes cerrados. El patio se comunicaba con la columnata por una escalera, al estar más elevado que aquella.

Manu sheltering from the sun
Hypostyle court

Sala hipóstila
Luxor-Sala-hipóstila.jpg

El cuarto lado del patio de Amenhotep III está unido a la sala hipóstila que representa la primera estancia interior del templo. Originalmente la sala se encontraba techada. Cuenta con 32 columnas con capiteles papiriformes cerrados, dispuestas en 4 filas de 8 columnas cada una. Las imágenes de los dioses, que aparecen en la decoración, fueron restauradas durante la XIX dinastía ya que los originales fueron destruidos por Akenatón.

Amenhotep's hypostyle court
Detail of the hypostyle hall

Santuario
Luxor-Santuario

De la sala hipostila se accede a 4 estancias o antecámaras con habitaciones auxiliares. Estas estancias son: el vestíbulo, la sala de ofrendas, la estancia del nacimiento y el santuario.

Entering the sanctuary
Remains of Roman paintings

El vestíbulo está decorado con imágenes de emperadores romanos superpuestas sobre los originales egipcios. La sala tiene 3 habitaciones auxiliares consagradas a Mut, Jonsu  y Amón-Min.

In the sanctuary
Inside the sanctuary
In the sanctuary

La sala de ofrendas está decorada con imágenes religiosas en honor de Amón y Min. Consta de un santuario realizado por Amenhotep III. En esta estancia Alejandro Magno, que aparece representado ante Amón, construyó un deposito de barcas. En el lado oeste de la sala se encuentra la estancia del nacimiento con 3 columnas fasciculadas y decorada con relieves que describen el nacimiento divino de Amenhotep III, como resultado de la unión del dios Amón con su madre Mutemuia. En las imágenes se lee la concepción, el embarazo y el nacimiento. A continuación hay una sala que hacía las veces de vestíbulo a la última habitación, el santuario construido por Amenhotep III y decorado con escenas del faraón introducido por Horus y Atum en presencia de Amón y el rey ante Amón. En el zócalo aparece una inscripción de Amenhotep III sobre la construcción del templo.

El templo de Luxor tenía una función compleja: cada año, en sus estancias más secretas, durante la fiesta de Opet, la fiesta del jubileo real, se celebraba el renacimiento divino del faraón, hijo de Amón, para reafirmar así su poder. En la penumbra de la «sala del nacimiento divino», Amón, que para la ocasión asumía la semblanza del faraón, iba al encuentro de la reina a la que Tot, el dios de cabeza de ibis, predecía su futuro destino de madre. Entonces Amón ordenaba a Knum, «el divino alfarero», que modelara en el torno al niño en gestación y su ka, su «doble», que representaría su esencia divina e inmortal. La reina, con la ayuda de Hathor, Isis y Neftis daba a luz a su hijo divino, hijo del rey de los dioses, así reconocido por el padre Amón. Y él presentaba ofrendas de incienso y flores frescas a Amón y recibía a cambio la naturaleza divina, la juventud y promesas de larga vida; luego se le coronaba como soberano legítimo de las Dos Tierras. El faraón así regenerado y reconfirmado en su papel real podía asegurar durante otro año la prosperidad a su pueblo.

Los trabajos de excavación en la zona del templo, los inició en 1885 el arqueólogo francés Gastón Maspero, entonces director del Service des Antiquités Égyptiennes, y dieron lugar al aspecto que ahora presenta el edificio. En este templo, en 1990, tuvo lugar uno de los descubrimientos más importantes de los últimos años: durante el transcurso de unos sondeos para comprobar la estabilidad de las columnas del patio de Amenofis III, se encontró un «escondrijo» que albergaba magníficas estatuas. La más hermosa, de cuarcita roja, representaba al faraón y se ha convertido en la pieza más famosa del Museo de Luxor.

Los capiteles egipcios

A partir de la mañana del día 15 de julio, comenzamos a visitar los grandes templos egipcios.  Nuestro superguía nos hizo un auténtico follón con los capiteles que, a partir de ese momento, nos iban a acompañar a lo largo del viaje.  Para él, todos egipcios, aunque fueran romanos… bueno… todos iguales… capi qué?

Esta ilustración aclara bastante bien la diferencia entre los capiteles que usaron los escultores egipcios en su templos.
Capitles